Jesus es brasileño

El delantero del City convirtió el penal que puso a Brasil en semifinales de la Copa América, adonde espera por el ganador de la serie entre Argentina y Venezuela. Paraguay aguantó como un león el empate en los 90', con uno menos durante buena parte del segundo tiempo, pero falló a la hora de definir desde los 12 pasos.

0
146

Dos lecturas se abrieron apenas Brasil eliminó por penales a Paraguay. El posible rival de Argentina en semis, si es que hoy le gana a Venezuela, pudo haber terminado las semis de dos maneras opuestas. Aliviado por haberse sacado de encima a su bestia negra en penales o fatigado fisíca y psicológicamente por haber extendido más de lo previsto el sufrimiento. Fue un 0-0 mentiroso. Con la complicidad de las manos del Gatito Fernández y la falta de eficacia, el local pasó por arriba a los guaraníes pero no pudo romper el cero. Jugó más de media hora en superioridad numérica y llegó a situaciones claras de gol. Pero no hubo caso. Debió recurrir a los 12 pasos para no decepcionar en casa.

El partido intentó ser partido hasta que Balbuena fue expulsado a instancias del VAR. No hizo penal, pero Firmino le ganó la posición y debió bajarlo a centímetros del área. Fue a los 13 minutos del segundo tiempo cuando Paraguay resignó por completo el ataque. Si ya había sido amarrete en el primer tiempo -sólo un remate de Derlis González que Alisson tapó muy bien- lo que siguió fue la nada misma. Berizzo acumuló más defensores con los ingresos de Gustavo Gómez y Juan Escobar, y el tiempo pasó.

No sin sufrir, claro. Fernández sacó dos pelotas de gol, Willian pegó otra en el palo, y Everton y Coutinho tuvieron remates de frente al arco. Parecía que los visitantes no lo aguantaban. La pelota volvía demasiado rápido y Brasil, a pesar de las dudas, llegaba con claridad. Elaboraba juego, lastimaba por las bandas y desdoblaba a sus defensores. Fue de le mejor en la Copa de un equipo que todavía no mostró que es favorito. Apenas ráfagas, en otro campo de juego que volvió a estar en malas condiciones, hicieron que el Arena do Gremio no silbara a los de Tite.

Ya en los penales, Brasil arrancó con oxígeno porque Gómez falló el primer penal. Si bien se recuperó porque Firmino desvió el suyo, Derlis González lo copió y le dio paso a Gabriel Jesús, que no perdonó y metió al dueño de casa en semifinales.

De pasar Argentina, enfrente tendrá a un equipo muy poderoso pero que hasta el momento no es un cuco. No pudo con Venezuela ni con Paraguay. Pero se vienen…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here