Lo más insólito en CES 2020 es un humanoide con el rostro de Arnold Schwarzenegger

La curiosidad en la feria de tecnología es Las Vegas es cortesía de Promobot, una empresa que comercializa autómatas con aspecto súper realista. En este caso, clona las facciones del actor de Terminator.

0
37

CES es una feria multifacética. A diferencia de otros eventos tecnológicos que se enfocan en una categoría, por ejemplo el MWC que se aboca a los smartphones, el encuentro de Las Vegas trae cada año un amplio abanico de presentaciones. Eso incluye algunas excentricidades, como la que tiene a Arnold Schwarzenegger como protagonista.

¿Por qué un émulo del musculosísimo actor y hombre de política aparece en los pasillos de CES 2020? La curiosidad es cortesía de Promobot, una empresa de origen ruso que comercializa robots con aspecto hiperrealista.

En todo caso, quien alguna vez gobernó California sirve para la promoción de una innovación con promesas interesantes, aunque también envuelto en algunas polémicas.

Robo-C, el humanoide con aspecto realista

Hacia noviembre de 2019, en TN Tecno nos enteramos que la mencionada startup de Rusia iniciaba la producción en masa de Robo-C, el autómata que ahora muestra al mundo en la feria tecnológica estadounidense.

Según contamos, el aspecto del robot puede ser configurado a gusto del comprador y encargarlo con la cara de cualquier persona del mundo, incluyendo celebridades. El que tiene el rostro de Schwarzenegger es un claro ejemplo de esa posibilidad.

“¿Imagina una réplica de Michael Jordan en una tienda vendiendo uniformes de básquet, o un robot con el rostro de William Shakespeare leyendo sus propios textos en un museo?”, comentaba Aleksei Iuzhakov, presidente de Promobot, una empresa que fue fundada en 2015.

Por entonces nos preguntábamos qué ocurre con los derechos de imagen, tanto en el caso de las celebridades como en los de las “personas de a pie”. ¿Una empresa puede crear un robot con el rostro de cualquier persona del mundo, y venderlo sin mayores consecuencias?

Lo cierto es que Robo-C promete ser más que un clon. La compañía que lo comercializa dice que ofrecerá asistencia en diversos entornos, por ejemplo en comercios, bancos, oficinas, museos, hoteles, espacios públicos, etcétera. Para ello, no sólo imita gestos y movimientos de una persona, sino que también interactúa en forma verbal con seres humanos. Al menos esa es la promesa, que se apoya en un sistema de inteligencia artificial que aprende conforme a la experiencia.

Con un precio que ronda los 25.000 dólares, Robo-C no es un robot de “cuerpo completo”. Tal como vemos en las imágenes, se trata de un torso, que por cierto tiene una autonomía de ocho horas de uso.

Además del curioso ejemplar con las facciones del actor de Terminator, la criatura de Promobot ya fue eje de curiosidades. Por ejemplo, el caso de una mujer que encargó un robot con el aspecto de su esposo fallecido, tal como recuerda en su repaso Daily Mail.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here